NUESTRA HISTORIA: MONASTERIO LA ENCARNACION ( II )


En la escalera que asciende al segundo piso del claustro, se pueden observar pinturas de Cristo atado a la columna de fines Gloriae Mundi.

En las salas altas, llamadas de la Comendadora y Saleta de los Niños, se exponen varias obras, destacando una talla del Descendimiento de origen hispano-flamenco y una escultura de barro cocido de la cabeza del Bautista, del siglo XVI y XVII respectivamente.

En la saleta de los Niños se exponen numerosos niños que responden a bellas advocaciones, expuestos en vitrinas policromadas. La única nota de severidad en toda la estancia la constituye el Cristo del Amor, imagen gótica que aparece escoltado por dos ángeles.

La orfebrería del monasterio presenta una gran variedad de procedencias y estilos, muchas de ellos de origen Italiano, debido a la vinculación de los Duques de Osuna, con el citado país. Destacar así, el Ostensorio de bronce dorado con incrustaciones de coral, regalo de la Duquesa de Osuna y virreina de Nápoles al monasterio. Y dos de las piezas de mayor interés son el arca del Jueves Santo rematado por el pelicano y el Copón de Oro, de los siglos XVIII y XIX respectivamente.

* Foto: La Virgen de la Merced, que preside el retablo de la Iglesia del Monasterio. Recomendamos que visiten el Sagrario del Jueves Santo de este Convento, dónde se puede ver el pelicano.

Comentarios

Entradas populares