MISERICORDIA



Doce de la noche, doblan duelo las campanas de la Insigne Iglesia Colegial. Redoble de tambor. Dos nazarenos de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia piden la venia para salir. Luna llena, tapada en ocasiones por nubes que tampoco se querían perder la salida procesional de la soberbia talla del Misericordioso de Juan de Mesa. Silencio. Muchas personas se dieron cita en la salida y en la explanada de la Universidad, la primitiva casa de este Cristo. Muchos pequeños acompañados de sus padres, arropados para no pasar frio. Preciosa la estampa con la Universidad como testigo. Igualmente precioso la bajada por la Cuesta de los Cipreses. Y en Rehoya, los vecinos lo guían alumbrandolo con cirios. Entorno a las cuatro menos cuarto de la madrugada, quedaba definitivamente arriado el paso ya en el interior de la Iglesia Colegial.

Comentarios

Entradas populares