INOPERANCIA ANDALUZA

- La tira económica by Aprendiz de Brujo -
cada fin de mes, nos puede seguir
en www.ursaonense.tk


En está ocasión tenía varios temas los cuales podría abordar, aunque finalmente me incline por tratar el tema de la caja única andaluza. Este tema que fue proyectado por el Partido Socialista Andaluz hace 20 años y que finalmente se esfumo o como dicen otros, ahora es cuando existe solamente una única caja andaluza.

Y es que al contrario que sucede con otras comunidades autonómicas, en las que han aprovechado este periodo de crisis y transformación en el sector bancario y en especial es en de las cajas de ahorros, Andalucía por inoperancia o por incapacidad de alcanzar acuerdos, sale devaluada.

En los últimos tiempos hemos ido escuchando como las cajas de ahorros se fusionaban virtualmente, en los denominado Sistema Integral de Protección (SIP). ¿Qué es esto? No es más que estas cajas unifican parte de sus servicios en un holding, aunque se le permite trabajar cada una con su marca y respetar la plantilla. En definitiva, unificar su pasivo, para tener una mayor fortaleza financiera.

Pues bien, muchas comunidades, caso de la gallega o de la catalana aprovecharon para unificar fuerzas sus cajas. Así en el caso de Galicia, se crea Caja Breogan, unificando las dos cajas gallegas. En el caso de Cataluña, la Caixa sale aún más respaldada si cabe de la crisis y además en entresijo de restantes cajas catalanas, casi todas se unen en Caja Díada.

Algo parecido se quiso hacer en Andalucía, pero aquí todo corrio desigual fortuna. Tal que se fue incapaz de conseguirlo. Si bien al inicio de la crisis teníamos cinco cajas de ahorros andaluzas, ahora tan sólo nos queda una netamente andaluza: Unicaja. La sevillana Cajasol se integra en Banca Cívica, la granadina en MareNostrum, que integra otras cajas interprovinciales. Y Cajasur, se convierte en Banco, tras ser adquirida por la vasca BBK.

Increíble pero cierto que en Andalucía se haya dejado escapar esta oportunidad única. Incomprensible fue la decisión del Cabildo Cordobés, que prefirió dejar escapar su caja, antes que una fusión con Unicaja. Pero aún peor, que las dos cajas andaluzas fueran incapaz de presentar una oferta común en la subasta por Cajasur en el Banco de España y de esa manera rescatarla nuevamente hacía Andalucía.

Con ello se esfuma el sentido de la obra social en la tierra y el compromiso de la caja con sus ciudadanos. A parte de ello, particularmente pienso que estamos asistiendo a un proceso encubierto de la privatización de las cajas de ahorros, algo parecido a lo que ocurrió con la banca pública a inicios de la década. Y a ver si Unicaja es capaz de seguir su andadura en solitario o finalmente también se integra en un SIP.

¡Habrá una nueva entrega en las vísperas navideñas!

Comentarios

Entradas populares