Tiempos difíciles

Pues sí, estamos en diciembre... La verdad es que el año pasa casi sin darnos cuentas, en vísperas de la Festividad de la Inmaculada Concepción, de tanta advocación en Osuna y a puertas de la Navidad.

Año complicado siguiendo la tónica de estos últimos. Prima de riesgo, deuda soberana, caída de la bolsa, aumenta el paro... vocabulario que se no está haciendo tan habitual como inquietante. Se cerrara el año con un nuevo gobierno, fruto de las elecciones del 20N. Ante sí, un reto que tendrá que ser desarrollado durante el próximo 2012, buscar una salida progresiva de la crisis.

En Osuna en los últimos doce meses en paro sigue aumentando. La campaña del olivar no ha sido buena, la prolongación meteorológica del verano hizo que no hubiese buena campaña del verdeo. Ahora la campaña del olivar de aceite prosigue, pero la mecanización de esta recogida, hace que se repartan muchos menos jornales.

Tampoco la concesión de la finca Las Turquillas, ha contribuido a aliviar el problema del paro. La temporalidad de los cultivos, unida al hecho de la cesión parcial de la finca, hace que no sean muchos los jornales que allí se reparten.

Para el tejido empresarial tampoco ha sido buen año. Las PYMES que son las empresas más representativas del tejido empresarial local, está sintiendo los efectos de la crisis. Son muchas las empresas que han cerrado sus puertas a lo largo de este año. Sólo hay que dar una vuelta por la calle Carrera, la calle más comercial de nuestra localidad, para comprobar como son muchos los locales que están cerrados.

A todo esto un pequeño haz de luz, en el Polígono Industrial Las Vegas, se han construido varias decenas de naves que ya han sido entregadas a sus propietarios. Pequeños empresarios del tejido empresarial local, pero no han llegado grandes empresas para cubrir las cientos de hectáreas de este polígono, en las que si que se podrían repartir numerosos puestos de trabajo.En estas circunstancias es lógico que muchos jóvenes cualificados de nuestra localidad, tengan que desarrollar su actividad laboral fuera de nuestra ciudad.

Al menos en navidades, mes por excelencia de las compras y regalos navideños, son muchos los negocios, que esperan al menos compensar en parte los pésimos resultados obtenidos a lo largo del año. Y aquí es dónde hay que fomentar a nuestros vecinos que contribuyan haciendo las compras en nuestra localidad, dónde podemos encontrar todo lo que queramos a precios tan competitivos, como fuera de aquí.

Mientras tanto parece mentira que una ciudad universitaria siga huérfana de oferta cultural. No contamos con salas de cine (fracaso estrepitoso del Multi Centro Los Pinos), ni la tan anhelada restauración del Teatro Álvarez Quintero. Pero tampoco contamos ni tan siquiera con un amplio auditorio, para realizar actividades en el frío invierno. Y en estas épocas de austeridad, mucho me temo que lo del Teatro va para largo.

En fin esperemos que al menos la Lotería de ese gordo tan gordo, se acuerde de nosotros y deje al menos un pequeño chubasco bien repartido de millones. Sino, ¡Salud!

Comentarios

Entradas populares