Llegamos al final


Un año más la Semana Santa ha quedado deslucida por la inclemencias del tiempo. Así si ya le contamos la incertidumbre que marco los primeros días de la semana, la recta final tuvo de todo.

El Jueves Santo la Hermandad de la Humildad y Paciencia, decidió hacer estación de penitencia, pero cuando apenas el Señor Atado de la Columna abandonaba su barrio y Nuestra Señora de la Soledad, aún estaba en los "Cantillos del Carmen", tuvieron que volver tras su pasos, tras verse sorprendido por un fuerte chubasco. La otra hermandad del día, la de Nuestro Padre Jesús Caído, que tenía su hora de salida media hora más tarde, decidió no salir.

La madrugá, pese a la inestabilidad la pudimos disfrutar, tras quedarnos el año pasado con las ganas de ver las tan veneradas imagenes por las calles de nuestra localidad. Y así manteniendo la tradición la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores, hicieron estación de penitencia hasta la Insigne Iglesia Colegial, aunque modificaron el recorrido de vuelta por calle Carrera.

Peor le fue a las hermandades del Viernes Santos tarde, si bien Quinta Angustia pudo realizar bien su estación de penitencia, la hermandad de la Paz, cuyo recorrido es más largo, se vio sorprendida por un fuerte aguacero, cuando aún se encontraban por calle Palomos. En estas circunstancias y sin posibilidad de refugiarse en otro templo, tuvieron que ir con paso de muda, hasta su Iglesia de Consolación. La mala suerte parece cebarse con esta hermandad, que no es la primera vez que ve sorprendida por el agua.

Finalmente el tiempo respeto la tarde del Sábado Santo y María Santísima en su Soledad y Amargura, pudo posesionar por primera vez por las calles de Osuna. Así concluyo una Semana Santa que tuvimos aire, agua… y hasta buen tiempo. La Resurrección se celebro en Osuna con la Misa de Pascua en los distintos templos de nuestra localidad y con la nostalgia que algún día podamos ver por nuestras calles al Señor ya Resucitado.


Comentarios

Entradas populares