Osuna y su Feria de antaño

El origen de nuestra Feria de Mayo se remonta al año 1803, cuando una Real Resolución de Carlos IV diera lugar a la institucionalización de nuestra Feria, que ya desde años antes se venía celebrando. Desde ahí hasta entonces han pasado ya mas de doscientos años de una tradicion totalmente arraigada entre todos los ursaonenses

Mucho habría que contar por tanto, muchas páginas y libros se podría escribir sobre nuestra Feria de Mayo. Aunque hoy en este artículo lo que pretendemos es relatar lo que conocemos de nuestra Feria, gracias a lo que nos han contando nuestros padres y abuelos.

Una feria que desde sus orígenes se caracterizaba por el carácter ganadero y comercial de la misma y que se situaba en la explanada del el lejío. Eran multitud las personas que se acercaban a nuestra localidad para cerrar las transacciones comerciales, que en su mayoría era la compra-venta de cabezas de ganado. Aquellos tratos se cerraban con un apretón de mano y la entrega de una señal, con lo que la operación quedaba cerrada. Aquí aparece la figura del “corredor” o “intermediario”, es decir, aquella persona que acercaba posturas entre comprador y vendedor a cambio de una comisión.

Aquella feria de los años sesenta y setenta predominaba el aspecto comercial y ganadero. El ambiente lúdico y festivo pasaba a un segundo plano. La feria apenas contaba con atracciones, que por aquellos años eran muy escasas. Las primeras atracciones que se dejaron ver por Osuna eran de madera y movidas por la tracción de la fuerza del hombre. La tradición taurina siempre caracterizo también a nuestra Feria, ya que desde inicios del siglo XX se celebran festejos taurinos en nuestra Plaza de Toros. Cuentan nuestros mayores, que también era muy habitual el bulo, que solía circular en ocasiones por la feria, de que se había escapado un toro, con el consiguiente revuelo que aquello generaba.

El aspecto lúdico de aquellas ferias se reservaba a los espectáculos circenses que cada año se daban cita en Osuna. Muy comentado por nuestros mayores es el Teatro Chino de Manolita Chen, un espectáculo reservado para mayores, que alternaba actuaciones de circo, con números propios de la revista musical (destape) y variedades. Junto a este espectáculo, también el propiamente circense que llegaba de la mano del Gran Circo Americano.

En aquella feria el Parque San Arcadio tenía un papel muy destacado. Era el centro neurálgico y dónde las personas que se daban cita en la Feria paseaban. Con la mecanización del campo ya a finales de los setenta, la feria empezaría a tomar ya el carácter festivo de la actualidad, donde el cante, el baile y el jolgorio se convierten en protagonistas. Llegarían las primeras tómbolas con su “muñeca chochona” y “el perrito piloto”. Y ya la atracciones empezarían a ser eléctricas: el carrusel, el látigo…

La Feria de los ochenta y noventa ya es conocida por muchos. Un recinto ferial que mantenía la esencia de las ferias de los pueblos. Los zaguanes de las casas se convertían en improvisadas casetas. La calle Alfonso XII desde el Arco de la Pastora hasta la rotonda de la calle Esparteros se instalaban churrerías, puestos ambulantes y turroneros. Y donde el Parque de San Arcadio sigue teniendo el protagonismo de antaño, con su Caseta Municipal y en su zona lateral dónde se instalan más casetas. Las atracciones ocupaban el espacio dónde hoy se instalan las casetas.

Nos gustaría saber más sobre nuestra Feria y que nos escribierais, como era y como se vivía la feria de antaño. Nuestro email es ursaonense1@gmail.com y estaríamos encantado de publicarlo. La foto que publicamos ha sido obtenida de la página de facebook: Recuerdos de Osuna. En la instantánea vemos ganado y tratantes intentando hacer negocios. Obervamos también un abrevadero donde el ganado bebía. 


Comentarios

Entradas populares