Santo Entierro: Última hermandad de nuestra Semana Santa

La jornada del Sábado Santo ya es una jornada consolidada en el calendario cofrade ursaones. Con la vuelta del buen tiempo y en tarde soleada, la hermandad del Santo Entierro realizo estación de penitencia por las calles de nuestra Villa Ducal. Se dejo atrás la incertidumbre meteorológica que marco la jornada del Viernes Santo.

Abría el desfile la figura del muñidor que antecedía la Cruz de Guía, la cuál alcanzaba entorno a las seis de la tarde el Palco del Consejo, que se encontraba sin representación, pues acompañaba a la Hermandad, en la presidencia de María Santísima en su Soledad y Amargura. El Triunfo de la Santa Cruz (la canina como es popularmente conocida), era el primero de los tres pasos. Paso alegórico y casi único en la provincia que llama la atención de aquellos que lo ven por primera vez.

Tras el representación de las Hermandades de Penitencia y paso del Señor Yacente, en su soberbia urna barroca que firmara José de Cueto en el siglo XIX. Procesiona sobre el antiguo paso del Santísimo Cristo de la Paz, flores statis moradas y una rosa blanca a sus pies, símbolo de la Resurrección del Señor. Tras el, la Banda de Música Villa de Osuna, que firmaba su último capítulo, en un año que ha vuelto a demostrar el gran nivel musical que atesora, bajo la dirección de Isidro Pérez.

Por último María Santísima en su Soledad y Amargura en su precioso palio de cajón, escoltado por faroles en el interior del paso. Le antecedía el tramo de nazarenos con cirios y representación civil y militar. Hermandades de Gloria de Osuna y miembros de la Corporación local. Sones clásicos a cargo de la Banda de Música Santa Ana de Dos Hermanas, que interpreto la marcha Soledad y Amargura, compuesta por el músico ursaonense Antonio Jesús Gomez Núnez


Comentarios

Entradas populares