Osuna se quedo con ganas de Semana Santa

Transcurrió la semana de Pasión en Osuna y los buenos cofrades nos quedamos con un sabor agridulce. En esta ocasión el tiempo no estuvo de nuestro lado y la tónica dominante ha sido la incertidumbre en la climatología, que marco el transitar de nuestras cofradías por las calles de nuestra localidad e hizo que otras se quedaran en sus Templos.

Nada hacía presagiar el Domingo de Ramos que la semana estuviera tan cambiante en lo climatológico. Así, este día hizo un sol radiante, acompañado de altas temperaturas, que permitió el lucimiento de la hermandad del Dulce Nombre por las calles de nuestra localidad. Muchos niños como siempre acompañando a esta hermandad, que todos los años hace un gran esfuerzo para poner sus tres pasos en la calle. Como novedad este año vimos avances en el labrado de la canastilla del paso del Señor en la Sagrada Entrada de Jerusalén.

El Vía Crucis del Señor de la Humildad y Paciencia reúne cada año a muchos fieles y devotos. Supuso todo un acierto que la hermandad allá por el año 2000 recuperada a su antiguo titular y lo restableciera desde entonces al culto. Un acto íntimo de recogimiento por las calles de Osuna, en que se vive cada Lunes Santo. En su discurrir este año también fue recibido por las Hermanas de la Cruz en su Convento del Espíritu Santo y dónde prosiguió su caminar por calle Sosa y las Prensas, dónde se encontró con el Señor de Pasión. La música de capilla, le da al acto aún más solemnidad.

Los antiguos franciscano de la Vera Cruz, ponían su Cruz de Guía desde la Iglesia de San Agustín. Una noche que se torció en más desapacible por la presencia del fuerte viento solano que se dejó sentir sobre todo en los últimos tramos de recorrido. Los sones saeteros estuvieron presente en Plaza Mayor, con voces tan reconocidas como Ana Caro o Miguel de Tena entre otros, dándole caché a la nómina de buenos saeteros que cada año acompañan a la hermandad. Un año más y con acierto, el Lignum Crucis precedía al Santísimo Cristo de la Vera-Cruz y podía ser besado por los fieles que así quisieran. Redención de Córdoba, Villa Ducal de Osuna y banda de Música "Maestro Paco Tenorio" de Arriate, fueron los sones musicales que escuchamos tras sus sagrados titulares.

A partir de la noche del Martes Santo, el devenir de la Semana Santa cambio. Las primeras circunstancias en la que lo apreciamos, fue en el cambio de recorrido de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia, en la madrugada del Miércoles a Jueves Santo, que se vio obligada por la amenaza de lluvia. Así y con acierto el paso de la Cofradía transcurrió por Plaza de la Encarnación y San Antón para llegar con mayor celeridad a Carrera Oficial. Entorno a las dos de la madrugada y ya por su itinerario habitual, el paso del Santísimo Cristo de la Misericordia quedo arriado en el interior del templo Colegial.

La tónica del Jueves Santo tarde no mejore e incluso empeoro. Sobre las 6 de la tarde caía un fuerte aguacero acompañado de aparato eléctrico, que descargo sobre Osuna una importante granizada. En estas circunstancias tan adversas, las dos hermandades de la nómina de la tarde del Jueves Santo, dieron el paso y con el respaldo de unos partes climatológicos favorables y contra todo pronóstico, hicieron una sentida estación de Penitencia, que fue respaldada por el público ursaones, que acompaño a ambas hermandades a lo largo de todo el recorrido. La hermandad de Jesús Caído decidió no subir al barrio de la Merced y Humildad hizo el recorrido de vuelta por calle Sevilla.

Con estas, llegábamos a la ansiada madrugá. Y con ello presenciar uno de los estrenos más importantes de la Semana Santa, como suponía disfrutar de nuevo, del majestuoso manto de la Virgen de los Dolores, tras su proceso de restauración. Ambas hermandades decidieron realizar estación de penitencia, pero sin subir a la Insigne Iglesia Colegiata. El tiempo acompaño y sirvio para que pudiéramos presenciar el ansiado estreno anteriormente comentado y poder ver a Jesús Nazareno con su túnica de terciopelo rojo, con la que no procesionaba desde la década de los ochenta. Además estrenaba cruz de salida, realizada por el carpintero local, Jesús Martín.

Sin saberlo, serían los dos últimos pasos que veríamos por las calles de nuestra localidad. Paz y Quinta Angustia, retrasaron sus horas de salida, la primera de las hermandades hasta en hora y cuarto lo llego a posponer. Pero todo intento fue en vano, porque casi hasta la medianoche llovió y en ocasiones con intensidad, sobre las calles de nuestra localidad. Y en la tarde del Sábado Santo la hermandad del Santo Entierro de Cristo, decidió no procesionar por las calles de Osuna, pese a que en la hora fijada de salida, lucía sobre Osuna un sol radiante. La amenaza que se cernía sobre Osuna, de posibilidad de chubascos, hizo que la hermandad lo valorada como un riesgo y decidiera no correrlo. Finalmente ese aguacero no llego hasta pasada las diez de la noche.






Comentarios

Entradas populares